La evolución de la pandemia en nuestra región y la adopción de medidas de protección rigurosas han permitido reiniciar el programa de trasplante renal de una forma temprana y segura, aumentando el número de trasplantes realizados frente a años anteriores y manteniendo unos resultados postoperatorios tempranos comparables.

Durante la pandemia COVID-19, la actividad nacional de trasplante se ha visto reducida por la sobrecarga del sistema sanitario y la preocupación por la seguridad de los pacientes en esta situación.

El objetivo de nuestro trabajo es exponer la actividad de trasplante renal en Cantabria durante el estado de alarma, así como valorar la seguridad del programa de trasplante.

0