El estudio ha evaluado si las personas a las que se les había diagnosticado COVID-19 tenían más probabilidades de desarrollar HZ en comparación con las personas que nunca habían sido diagnosticadas por el virus pandémico

El diagnóstico de COVID-19 en mayores de 50 años se ha asociado a un riesgo significativamente mayor de reactivación del virus de la varicela y, por tanto, de la aparición de herpes zóster (HZ). Un estudio ha evaluado la incidencia con el objetivo era evaluar si las personas a las que se les había diagnosticado COVID-19 tenían más probabilidades de desarrollar HZ en comparación con las personas que nunca habían sido diagnosticadas por el virus pandémico. Para ello, fueron emparejadas las personas con COVID exactamente 1:4 con aquellas sin el virus por edad, sexo, presencia de factores de riesgo y nivel de atención médica.

0