La dieta mediterránea podría ayudar a evitar la progresión de determinadas enfermedades neurodegenerativas.

La función cardíaca normal está directamente asociada al mantenimiento de la salud cerebrovascular. Se desconoce si la dieta Mediterranean-Dietary Approaches to Stop Hypertension Intervention for Neurodegenerative Delay (MIND), diseñada para el mantenimiento de la salud neurocognitiva, está asociada al remodelado cardíaco.

Se evaluaron 2.512 participantes de la cohorte Framingham Offspring que asistieron al octavo ciclo de exámenes y disponían de datos dietéticos y ecocardiográficos (edad media de 66 años; 55% mujeres).

Mediante una regresión multivariable, relacionamos la puntuación acumulada de la dieta MIND (variable independiente) con la fracción de eyección del ventrículo izquierdo (VI), la fracción de vaciado de la aurícula izquierda, la masa del VI (MVI), la relación E/e’ (variables dependientes; primarias), la deformación longitudinal global, la deformación circunferencial global (GCS), la excursión sistólica del plano del anillo mitral, la sincronía segmentaria longitudinal, la hipertrofia del VI y el diámetro de la raíz aórtica (secundarias).

Ajustando por edad, sexo e ingesta energética, las puntuaciones acumuladas más altas de la dieta MIND se asociaron con valores más bajos de los índices de la función diastólica del VI (relación E/e’: logβ = -0-03) y sistólica (GCS: β = -0-04) y con valores más altos de la MVI (logβ = 0-02), todos P ≤ 0-01. Observamos una modificación del efecto por la edad en la asociación entre la puntuación acumulada de la dieta MIND y el GCS.

Cuando ajustamos además por factores de riesgo clínicos, las asociaciones de la puntuación acumulada de la dieta MIND con GCS en los participantes ≥66 años (β = -0-06, P = 0-005) y LVM siguieron siendo significativas. En nuestra muestra basada en la comunidad, las relaciones entre la puntuación acumulada de la dieta MIND y el remodelado cardíaco difieren entre los índices de estructura y función del VI.

Nuestros resultados sugieren que las asociaciones favorables entre una mayor puntuación acumulada de la dieta MIND y los índices de la función del VI pueden estar influidas por factores de riesgo cardiometabólico y de estilo de vida.

0