Los investigadores del VIH llevan mucho tiempo tratando de identificar las células específicas que el virus prefiere infectar y esconder. Saben que el VIH favorece un tipo especial de células inmunitarias llamadas células T CD4 de memoria. Pero estas células vienen en muchos sabores, y ha sido difícil determinar exactamente qué hace que un tipo de célula T CD4 de memoria sea más atractiva para el VIH que otra.

Durante años, la investigadora asociada de Gladstone, Nadia Roan, PhD, y su equipo han abordado esta pregunta analizando las células T CD4 en función de la colección de proteínas que contienen en su superficie. Recientemente, pusieron su mirada en otro tipo de molécula en la superficie de la célula: los azúcares.

Roan se asoció con Mohamed Abdel-Mohsen, PhD, profesor asociado en The Wistar Institute y especialista en la maquinaria celular que sintetiza azúcares. Juntos, los científicos descubrieron patrones de azúcar sorprendentemente diferentes en diferentes células inmunitarias y una interacción intrigante entre el VIH y los azúcares que recubren las células T CD4. Informan de sus hallazgos en la revista eLife.

0