El carcinoma espinocelular presenta patrones dermatoscópicos característicos. Los vasos puntiformes/glomerulares/en horquilla y las áreas blancas sin estructura se han considerado como marcadores de riesgo de invasión de la lesión actínica. Las lesiones que presentan eritema de fondo parecen indicar un menor riesgo de invasión de la lesión.

Antecedentes

El carcinoma de células escamosas (CCE) avanzado puede distinguirse fácilmente de la queratosis actínica (QA) por sus características clínicas y dermatoscópicas. Sin embargo, en la fase inicial de la invasión dérmica, un CCE puede seguir siendo clínicamente plano y su discriminación de la QA sigue siendo un reto, incluso con la adición de la dermatoscopia.

Objetivo

El objetivo del presente estudio fue investigar los criterios clínicos y dermatoscópicos que podrían sugerir una invasión temprana y servir como potentes predictores para discriminar un CCE temprano de una QA.

Métodos

Tres investigadores independientes evaluaron las imágenes clínicas y dermatoscópicas de las QA diagnosticadas histopatológicamente y de los CCE tempranos para determinar la presencia de criterios predefinidos.

RESULTADOS

Se incluyeron un total de 50 CCE tempranos y 45 QA. Los principales predictores dermatoscópicos positivos de los CCE tempranos fueron los vasos punteados/glomerulares (OR=3,83), los vasos en horquilla (OR=12,12) y las zonas blancas sin estructura (OR=3,58), mientras que el eritema de fondo representó un predictor negativo de los CCE (OR=0,22).

Limitaciones

La evaluación retrospectiva de las imágenes. Además, el diagnóstico diferencial incluido en el estudio se restringe entre la QA y el CCE temprano.

Conclusiones

Identificamos potentes predictores para la discriminación de la QA y el CCE temprano que pueden guiar mejor las decisiones de manejo en la práctica clínica diaria.

0