Seguir una dieta vegana acaba afectando a la salud de nuestros huesos.

Las pruebas científicas sugieren que una dieta vegana podría estar asociada a un deterioro de la salud ósea. Por lo tanto, se utilizó un estudio transversal (n = 36 veganos, n = 36 omnívoros) para investigar las asociaciones del veganismo con las mediciones de ultrasonido cuantitativo (QUS) del calcáneo, junto con la investigación de las diferencias en las concentraciones de biomarcadores relacionados con la nutrición y los huesos entre veganos y omnívoros.

Este estudio reveló niveles más bajos en los parámetros de QUS en los veganos en comparación con los omnívoros, por ejemplo, la atenuación de ultrasonidos de banda ancha (veganos: 111,8 ± 10,7 dB/MHz, omnívoros: 118,0 ± 10,8 dB/MHz, p = 0,02). L

os veganos tenían niveles más bajos de vitamina A, B2, lisina, zinc, selenoproteína P, ácidos grasos n-3, yodo en la orina y niveles de calcio, mientras que las concentraciones de vitamina K1, folato y glutamina eran mayores en los veganos en comparación con los omnívoros.

Aplicando una regresión de rango reducido, se identificaron 12 de los 28 biomarcadores que más contribuyen a la salud ósea, es decir, la lisina, el yodo urinario, la hormona estimulante de la tiroides, la selenoproteína P, la vitamina A, la leucina, el α-klotho, los ácidos grasos n-3, el calcio/magnesio urinario, la vitamina B6 y el FGF23. Todos los parámetros del QUS aumentaron en los tertiles de la puntuación del patrón.

El estudio aporta pruebas de una menor salud ósea en los veganos en comparación con los omnívoros, revelando además una combinación de biomarcadores relacionados con la nutrición, que pueden contribuir a la salud ósea. Se necesitan más estudios para confirmar estos resultados.

0