Un nuevo estudio muestra la importancia de evaluar los ‘problemas de salud del sueño coexistentes’ en un individuo para captar el riesgo de enfermedad cardíaca

Los aspectos individuales del sueño deficiente pueden ser perjudiciales para la salud del corazón. Si estos se combinan con el riesgo de enfermedad cardíaca puede aumentar hasta un 141%, según un nuevo estudio publicado en la revista Scientific Reports.

El estudio, dirigido por la Universidad del Sur de Florida, en Estados Unidos, revisó los datos de sueño de 6.820 adultos estadounidenses con una edad media de 53 años que declararon sus características de sueño y sus antecedentes de enfermedades cardíacas. Entre los participantes, 633 llevaban también un dispositivo de investigación (actigrafía) alrededor de la muñeca que captaba la actividad del sueño.

Los investigadores se centraron en múltiples aspectos de la salud del sueño, como la regularidad, la satisfacción, el estado de alerta durante las horas de vigilia, el horario de sueño, la eficiencia y la duración del sueño. Estos factores se relacionaron con las enfermedades cardíacas diagnosticadas por los médicos.

0