El Cannabis podría constituir una nueva arma en el tratamiento de la HTA entre nuestros mayores

El consumo de cannabis medicinal está aumentando rápidamente en los últimos años, siendo los adultos mayores el grupo de mayor crecimiento. Sin embargo, las pruebas sobre la seguridad cardiovascular del consumo de cannabis son escasas.

El objetivo de este estudio es evaluar el efecto del cannabis sobre la presión arterial, la frecuencia cardíaca y los parámetros metabólicos en adultos mayores con hipertensión.

Se realizó un estudio prospectivo de pacientes de 60 años o más con hipertensión y una nueva prescripción de cannabis. Hemos realizado las siguientes evaluaciones: Monitorización ambulatoria de la presión arterial durante 24 horas, ECG, análisis de sangre y mediciones antropométricas antes del inicio del tratamiento con cannabis y 3 meses después.

El resultado primario fue el cambio en la presión arterial media de 24 horas a los 3 meses.

Veintiséis pacientes con una edad media de 70,42 ± 5,37 años, 53,8% mujeres, completaron el estudio. A los 3 meses de seguimiento, las presiones sanguíneas sistólica y diastólica medias a las 24 horas se redujeron en 5,0 mmHg y 4,5 mmHg, respectivamente (p<0,001 para ambas).

El nadir de la presión arterial y la frecuencia cardíaca se alcanzó a las 3 horas después de la administración. La proporción de personas que se encuentran en estado normal pasó del 27,3% antes del tratamiento al 45,5% después.

No se observaron cambios significativos en los distintos parámetros metabólicos evaluados mediante análisis de sangre, mediciones antropométricas o examen del ECG.

En conclusión, entre los adultos mayores con hipertensión, el tratamiento con cannabis durante 3 meses se asoció a una reducción de los valores de presión arterial sistólica y diastólica a las 24 horas, con un nadir a las 3 horas de la administración de cannabis.

0