Los adultos obesos tienen un riesgo elevado de déficit de vitamina D porque el tejido adiposo secuestra esta vitamina liposoluble

El próximo 4 de marzo se celebra el día Mundial de la Obesidad, una enfermedad que, para los expertos, se ha convertido por sí sola en otra pandemia, alcanzando cifras alarmantes de prevalencia entre la población. Según el Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE), el 53,6 por ciento de los españoles tiene obesidad o sobrepeso.

Las causas que se asocian a la obesidad son diversas, desde un componente genético hasta aquellas relacionadas con el estilo de vida. En los últimos años, múltiples evidencias desde diferentes campos y perspectivas parecen confirmar la hipótesis de que existe una fuerte interrelación entre hipovitaminosis D y enfermedades cardiometabólicas.

En esta línea, se ha implicado al déficit de vitamina D en la etiología de la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiovascular, asociándose hipovitaminosis D con los factores de riesgo como son la obesidad, la resistencia a la insulina, la hipertensión o la inflamación crónica de bajo grado. Adicionalmente, la evidencia apunta a que podría existir una correlación significativa entre déficit de vitamina D y la mortalidad por eventos cardiovasculares.

0