Según un estudio, la nutrición parental con este tratamiento no aumenta el índice de estrés oxidativo

«La nutrición parental con hierro sacarosa es segura y eficaz en bebés prematuros para prevenir la anemia». Así lo confirman un grupo de investigadores de la Universidad de Shanghai quienes aseguran que «el estudio demuestra cómo este tipo de nutrición con hierro sacarosa de 100 a 400 μg/kg/d no aumentó significativamente el índice de estrés oxidativo y, por lo tanto, se puede administrar con seguridad a los bebés prematuros».

‪Qingqing Wu, principal autor de la investigación publicada en Pubmed, explica que «la nutrición parental con hierro sacarosa en bebés prematuros mejoró los parámetros eritrocitarios y el almacenamiento de hierro». El estudio lo completaron un total de 100 bebés y los dividieron en los siguientes grupos: Grupo hierro 0 (20 lactantes), grupo hierro 1 (17 bebés), grupo hierro 2 (21), hierro 3 (23) y hierro 4 (19). Igualmente, «se excluyeron 29 lactantes: seis tuvieron una transfusión; uno murió por neumorragia y 22 no tenían datos completos datos».

En cuanto a la incidencia de anemia entre los cinco grupos fue de 15; 17,6; 4,8; 13,0 y 5,3 por ciento, respectivamente. «Después de la nutrición parental, el valor de glóbulos rojos y hematocrito en el grupo de hierro 1 fue significativamente mayor que en el grupo de control», añade Wu. Además, «los valores de otros glóbulos rojos, hemoglobina y hematocrito en los grupos de intervención tenían una tendencia al alza en comparación con el grupo de control, pero no hubo diferencias significativas».

0