Un estudio del Vall d’Hebrón corrobora la nueva práctica como la mejor pauta inmunosupresora a seguir

Los pacientes sometidos a trasplantes de órganos sólidos y que reciben inmunosupresión de forma crónica tienen más riesgo de desarrollar cáncer en general, especialmente el de piel. Para ello, en 2010 el Hospital Vall d’Hebrón decidió introducir la visita en Dermatología dentro del protocolo de seguimiento para estos pacientes, y ahora un proyecto del centro barcelonés ha determinado nuevos resultados, afirmando que el inhibidor de mTOR, añadiéndolo a la terapia de uso actual, permite reducir el riesgo de reincidencia de la enfermedad del 46 por ciento en los pacientes de alto riesgo.

0