Los niveles de PSA son necesarios para evaluar el seguimiento de los pacientes con cáncer de próstata que se hayan sometido a una prostatectomía radical o a radioterapia

Tras la realización de una prostatectomía radical es necesario realizar un seguimiento, donde el valor de antígeno prostático específico (PSA) debe ser lo más próximo al cero. La concentración de PSA irá disminuyendo, teniendo en cuenta que su vida media es de 3.2 ± 0.6 días.

Una vez recibida el alta, la siguiente consulta se lleva a cabo entre las 6-8 semanas. El paciente acudirá con una analítica con PSA y se valorará la anatomía patológica (grado de Gleason, extensión del tumor dentro de la próstata, afectación de la cápsula prostática, de las vesículas seminales o de los márgenes quirúrgicos, invasión linfovascular, invasión perineural y afectación de ganglios linfáticos). En esa consulta, los niveles de PSA deberán estar por debajo de 0,1 ng/ml. En función de los resultados de la anatomía patológica y del PSA, podría plantearse realizar radioterapia externa.

0