El impacto del tratamiento de la hipertensión crónica durante el embarazo representa un gran paso adelante para apoyar a las personas con alto riesgo de resultados adversos en el embarazo

Los adultos tratados con medicamentos para la presión arterial alta presente antes o durante las primeras 20 semanas de embarazo, definida como hipertensión crónica en el embarazo, tuvieron menos resultados adversos del embarazo en comparación con los adultos que no recibieron tratamiento antihipertensivo, según un estudio respaldado por los Institutos Nacionales de salud.

El estudio, que involucró a más de 2400 embarazadas adultas, encontró que aquellas que recibieron medicamentos para bajar la presión arterial por debajo de 140/90 mm Hg tenían menos probabilidades de tener un parto prematuro o experimentar una de varias complicaciones graves del embarazo, como preeclampsia, un condición caracterizada por presión arterial alta repentina y signos tempranos de disfunción orgánica. El tratamiento de la hipertensión no perjudicó el crecimiento fetal.

0