El futuro próximo de la IA permitirá, entre otras prestaciones, el uso de adhesivos y microchips que ofrecerán información sobre las constantes vitales o, por ejemplo, detectar de forma precoz patologías y cáncer incipientes

La Inteligencia Artificial (IA) se ha convertido en los últimos diez años en una gran aliada de la Medicina en general, y de la Dermatología en particular. Por ello, en el marco del 48º Congreso de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV), especialistas de la IA en Dermatología han abordado algunas de las novedades actuales y a futuro.

A este respecto intervenía Julián Conejo-Mir, catedrático de Dermatología de la Universidad de Sevilla. Según el mismo, gracias al análisis de imágenes dermatoscópicas en lesiones melanocíticas “se ha conseguido llegar hasta un 98 por ciento de probabilidad de acierto en los diagnósticos”. A futuro, augura que la misma será “imprescindible” en los múltiples procesos de diagnóstico clínico de la imagen. Especialmente para establecer diagnósticos diferenciales adecuados o en la elección de tratamientos específicos y personalizados. Incluso, para determinar las opciones más convenientes en reconstrucciones quirúrgicas.

0