Vivir en zonas donde existe una elevada exposición a la luz artificial nocturna podría condicionar un aumento del riesgo a padecer cáncer de tiroides

Las personas que viven en regiones con altos niveles de luz artificial exterior por la noche pueden tener un mayor riesgo de desarrollar cáncer de tiroides». Este hallazgo se desprende de un estudio publicado en línea en CANCER, una revista revisada por la Sociedad Americana del Cáncer.

En el último siglo, los paisajes nocturnos -especialmente en las ciudades- han cambiado drásticamente debido al rápido crecimiento de la iluminación eléctrica.

Además, los estudios epidemiológicos han informado de una asociación entre los niveles más altos de luz nocturna medidos por satélite y un riesgo elevado de cáncer de mama.

0