Una revisión confirma que las horas de descanso perdidas no se pueden recuperar y generan importantes implicaciones neurales

Las horas perdidas de sueño no se pueden recuperar y la interrupción crónica del mismo tiene importantes implicaciones neurales Así lo ha demostrado una revisión publicada recientemente en la revista Trends in Neurosciences.

Una presunción generalmente sostenida ha sido que, las alteraciones cognitivas producidas por la interrupción crónica del sueño como la pérdida de memoria, irritabilidad o déficit en el rendimiento, se pueden revertir con un sueño de reparación en los días siguientes. Ahora, el artículo de revisión apunta a una creciente evidencia de que dormir muy poco —probablemente—, provoque daños cerebrales duraderos y un mayor riesgo de trastornos neurodegenerativos como la enfermedad de Alzheimer.

0