El consumo de un fruto seco estaría asociado a la prevención del cáncer gástrico

El hecho de que los ratones transgénicos Fat-1 que producen ácidos grasos poliinsaturados n-3 a través de la sobreexpresión de la 3-desaturasa mitigaran significativamente la tumorigénesis gástrica asociada a Helicobacter pylori (H. pylori) a través del rejuvenecimiento de la gastritis atrófica crónica (CAG) nos llevó a estudiar si la ingesta dietética de nuez abundante en PUFAs n-3 puede ser una intervención nutricional para prevenir el cáncer gástrico asociado a H. pylori.

En nuestro modelo de carcinogénesis gástrica iniciada por H. pylori y promovida por una dieta alta en sal, se administró una dieta de pellets con 100 mg/kg y 200 mg/kg de nuez hasta las 36 semanas.

Como resultado, los ratones de control (24 semanas) desarrollaron un significativo CAG crónico, en el que las nueces dietéticas mejoraron significativamente la gastritis atrófica crónica. Las expresiones de COX-2/PGE2/NF-κB/c-Jun, elevadas en el grupo de control de 24 semanas, disminuyeron significativamente con la nuez (p<0,01).

La enzima supresora de tumores, 15-PGDH, se preservó significativamente con la nuez. Los ratones de control (36 semanas) desarrollaron tumores significativos acompañados de un severo CAG.

Sin embargo, se observó una disminución significativa de la tumorigénesis en el grupo tratado con nueces, en el que las expresiones de COX-2/PGE2/NF-κB/IL-6/STAT3, todas ellas elevadas en el grupo de control de 36 semanas, disminuyeron significativamente con la nuez.

Las proteínas defensivas, incluyendo HO-1, Nrf2 y SOCS-1, aumentaron significativamente en el grupo de la nuez. El índice proliferativo marcado con Ki-67 y PCNA fue significativamente regulado con la nuez, lo que es relevante para la preservación de la 15-PGDH.

En conclusión, la nuez puede ser una intervención nutricional anticipada contra H. pylori.

0