Un estudio muestra cómo la coinfección de este patógeno con el virus adeno-asociado 2 podría provocar esta enfermedad

«La coinfección del adenovirus F41 con el virus adeno-asociado 2 (AAV2) podría ser otra razón por la que las células infectadas se replicaran en otros lugares del cuerpo además del hígado». Así lo han manifestado investigadores del Instituto de Virología de la Facultad de Medicina de Hannover, en Alemania, tras realizar una investigación exhaustiva sobre la patogénesis del adenovirus F41, principal sospechoso del brote de hepatitis aguda en niños. Los resultados de esta nueva investigación instan a «sospechar de la aparición de una nueva cepa de adenovirus F41 que podría estar causando indirectamente la hepatitis».

El estudio, publicado en la revista en el portal bioRxiv, plataforma de preprints, ha encontrado «ADN de AAV2 en pacientes con hepatitis aguda, así como en el hígado, en contraste con el ADN del adenovirus F41», señalan los investigadores. Asimismo, añaden que «el AAV2 puede causar una infección abortiva de las células hepáticas y, por tanto, una lesión de las mismas o desencadenar una inmunopatología contra los antígenos del AAV2 en las células hepáticas».

0