El urólogo abarca muchos campos, por lo que su labor es realmente importante, incluyendo los riñones y sus estructuras adyacentes, las vías urinarias y el aparato genital masculino.

A veces hay que recordar que la Urología es una especialidad médico-quirúrgica que se ocupa del estudio, diagnóstico y tratamiento de las afecciones médicas y quirúrgicas del aparato urinario y retroperitoneo en ambos sexos y del aparato genital masculino sin límite de edad, motivadas por padecimientos congénitos, traumáticos, sépticos, metabólicos, obstructivos y oncológicos.

No es sólo algo de hombres. Su campo de actuación es la prevención, diagnóstico y tratamiento médico-quirúrgico de los procesos patológicos que afectan a las glándulas suprarrenales, riñón, retroperitoneo, uréter, vejiga, vesículas seminales, próstata, uretra, genitales masculinos (pene, testículos, epidídimos, deferente y patología de vecindad). Una visión integral de esta especialidad incluye diferentes áreas: Andrología, Urolitiasis, Endourología, Oncología, Urología funcional femenina y Urodinámica, Uropediatría, Trasplante Renal y Urología General que estudia el resto de las entidades nosológicas.

0