Uno de los beneficios que aporta esta técnica es la falta de radiación ionizante, sobre todo en la población pediátrica

La resonancia magnética (RM) es un método de imagen factible y preciso para diagnosticar las infecciones pediátricas del cuello». Así lo explican un grupo de investigadores que, según los datos del estudio, «la precisión diagnóstica de esta técnica es superior a la proporcionada por la tomografía computarizada (TC)», explica Janne Nurminen, el autor principal del estudio.

En cuanto a los beneficios adicionales de la RM, sobre todo en niños, «se incluyen la falta de radiación ionizante», según Nurminen quien asegura que «en los grupos de edad más jóvenes se enfatizan las infecciones del espacio retrofaríngeo y la linfadenitis supurativa, lo que refleja las diferencias anatómicas entre niños y adultos». Unas diferencias que «requieren especial atención y habilidades de interpretación radiológica», señala Nurminen en el estudio publicado en la plataforma Springer.

Durante el periodo de estudio, «se sometieron a la RM de emergencia por sospecha de infección profunda del cuello un total de 45 pacientes pediátricos», apunta el autor principal del estudio. Asimismo, recalca que «durante un periodo de cinco años, solo un paciente pediátrico se sometió a una TC, siendo este un niño de 16 años con claustrofobia que prefería esta técnica a la RM». Para Nurminen, «ninguno de los pacientes pediátricos tuvo que ser descartado del estudio por criterios de exclusión y se comparó un total de 45 pacientes menores con 326 adultos.

0