Durante la transición menopáusica de la mujer se produce un descenso de la capacidad del organismo de secretar y producir vitamina D

Un reciente metaanálisis ha demostrado una alta prevalencia de deficiencia de hormona D entre mujeres que se someten a un tratamiento de fecundación in vitro (FIV): el 33,7 por ciento se clasificó como deficiente, el 38,5 por ciento como insuficiente y solo el 27,8 por ciento como suficiente. En otras palabras, aproximadamente una de cada cuatro pacientes tiene niveles subóptimos.

En esta misma línea, también existe existe evidencia clínica de que los niveles más bajos de 25-OH Vitamina D en el líquido folicular (LF) se asocian con tasas más bajas de calidad embrionaria, fertilización, implantación y embarazo clínico. Y esos bajos niveles, en líquido folicular, correlacionan directamente con los niveles plasmáticos de 25-OH Vitamina D.

0