Las dietas que incluyen, entre sus ingredientes, el vino y el queso, han demostrado ser más eficaces en la reducción del deterioro cognitivo.

El equipo analizó datos recopilatorios de 1.787 adultos mayores (de 46 a 77 años al finalizar el estudio) en Reino Unido a través del UK Biobank, una base de datos biomédica a gran escala y un recurso de investigación que contiene una gran cantidad de información genética y de salud de medio millón de personas.

0