Investigación sobre lesiones cerebrales traumáticas y cómo pueden afectar el desarrollo de un niño por nacer.

La terrible realidad es que la violencia doméstica entre parejas íntimas aumenta cuando una persona está embarazada. Sin lugar a dudas, las agresiones dañan directamente a la pareja, como hemos llegado a saber por los deportistas y los soldados.

Sin embargo, los mismos procesos fisiopatológicos asociados con la lesión cerebral (inflamación, estrés, ansiedad) pueden afectar negativamente al feto. Durante las etapas críticas del desarrollo, el desarrollo del cerebro en nuestro caso, los efectos pueden conducir a un deterioro neurológico.

0