Un estudio alerta de que el uso de mascarillas amplifica los daños del tabaquismo

Fumar cigarrillos tradicionales o no combustibles mientras se lleva una mascarilla quirúrgica da lugar a un aumento doble del monóxido de carbono exhalado y a un deterioro de la función de los vasos sanguíneos en comparación con los periodos sin mascarilla. Esta es la conclusión de una investigación que se publica en el ‘European Journal of Preventive Cardiology’, una revista de la Sociedad Europea de Cardiología.

«El estudio sugiere que fumar cualquier producto del tabaco se ha vuelto aún más peligroso durante la pandemia de COVID-19 debido a la necesidad de llevar una máscara durante largas horas –destaca el autor de la investigación, el profesor Ignatios Ikonomidis, de la Universidad Nacional y Kapodistriana de Atenas (Grecia)–. Investigaciones anteriores han demostrado que el deterioro de la función vascular está relacionado con problemas cardíacos y muerte prematura».

0