Mini caso clínico

La lesión renal aguda (AKI, por sus siglas en inglés) ocurre en uno de cada cuatro bebés, niños y adultos jóvenes durante una estadía en cuidados intensivos por cualquier motivo y, sin embargo, la condición es poco conocida. Se asocia a diversos tratamientos o procedimientos diagnósticos a los que se someten los niños hospitalizados y, con frecuencia, es el resultado de una infección importante. Alrededor del 15 por ciento de los niños con AKI no sobrevive, en comparación con una tasa de mortalidad general del 2 por ciento para los niños que requieren cuidados intensivos pediátricos.

0