El cáncer de cuello uterino es un importante problema de salud pública y el segundo cáncer más común en mujeres que viven en regiones menos desarrolladas con un estimado de 570,000 casos nuevos en 2018.

El auto muestreo del VPH ha sido ampliamente apoyado por la comunidad científica a raíz de una gran cantidad de literatura sobre el tema. El auto muestreo es importante en la detección del cáncer de cuello uterino, ya que se ha demostrado que mejora la participación.

Está bien documentado que las pruebas de VPH han demostrado ser superiores a la citología con respecto a la sensibilidad en la detección de NIC y cáncer. El valor de las muestras recolectadas por ellos mismos depende de la calidad de las pruebas moleculares realizadas, así como de la preferencia de los pacientes en el procedimiento de muestreo y el cumplimiento para dar seguimiento a los resultados positivos de las pruebas.

Debido a la incompatibilidad de las auto-muestras y la citología, la clasificación de los positivos del ADN del VPH mediante la prueba de biomarcadores moleculares está altamente justificada.

0