En los últimos años han aparecido numerosas moléculas con diferentes dianas terapéuticas han permitido individualizar el tratamiento en casi todas las situaciones.

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria sistémica que afecta negativamente a la calidad de vida y la salud médica de 125 millones de personas en todo el mundo.

Aunque históricamente la psoriasis se ha considerado una enfermedad limitada a la piel y se ha tratado con agentes tópicos (por ejemplo, alquitrán de hulla, corticosteroides y análogos de la vitamina D), la recontextualización de la psoriasis como una enfermedad sistémica que afecta a múltiples sistemas orgánicos ha impulsado el desarrollo de numerosos agentes sistémicos inmunomoduladores con mecanismos de acción más específicos.

En este artículo se analizan brevemente las indicaciones y los matices de los nuevos agentes terapéuticos en desarrollo para el tratamiento de la psoriasis.

0