La falta de hormona de crecimiento en los pequeños debilita a los pulmones, corazón y el sistema inmune, poniéndolos en riesgo de caer en enfermedades

Los niños que nacen con una deficiencia de hormona crecimiento, pueden verse afectados en su desarrollo y fortaleza de pulmones y corazón.

Así como también una debilidad en su sistema inmunológico, alterando con esto la posibilidad de tener refuerzos en caso de virus, bacterias y otras enfermedades.

Las asesoras en Sueño Infantil (Gentle Sleep Coach), Patricia Beltrán y Lucía Sabau, afirman que el sueño es esencial para el desarrollo de los niños y niñas.

Refieren que, según estudios, cuando los niños están en sueño profundo es entre las 12 y las 4 de la madrugada, es entonces cuando la hormona de crecimiento (GH) se libera.

Las especialistas explican que a dicha hormona también se le conoce de manera técnica como la hormona somatotrópica.

0