La realización de pruebas epicutáneas implica una serie de condiciones que no siempre se pueden cumplir. Fármacos como la prednisona oral (por debajo de 10 mg/día), metotrexate, ciclosporina, ustekinumab, inhibidores del factor de necrosis tumoral α, y dupilumab, parecen no interferir en las reacciones locales a alérgenos.

Las pruebas con parches, utilizadas en la evaluación de la dermatitis alérgica de contacto, se evitan idealmente en los pacientes que reciben tratamiento inmunosupresor debido a la preocupación por la reducción de la precisión; sin embargo, esto no está bien caracterizado en la literatura.

Esta revisión sistemática resume los resultados de las pruebas de parche en pacientes que reciben tratamiento inmunosupresor. Se identificaron 16 estudios, que comprendían 195 pacientes con dermatitis o psoriasis, a los que se les realizó la prueba del parche mientras recibían inmunosupresores.

De ellos, en 7 estudios, que comprendían 85 pacientes con dermatitis, se realizaron pruebas con parches antes y durante la inmunosupresión. En general, el 67,9% (n = 19) de los pacientes con dermatitis que recibieron dupilumab mantuvieron reacciones positivas a un alérgeno que previamente se calificó como reacción 2+/3+.

Varios inmunosupresores también se asociaron con resultados positivos en la prueba del parche para varios alérgenos. Entre ellos se encuentran el dupilumab, la ciclosporina y dosis bajas de prednisona (≤10 mg/día) para la dermatitis, y los inhibidores del factor de necrosis tumoral α, el ustekinumab y el metotrexato para la psoriasis.

Idealmente, es preferible realizar la prueba del parche cuando los pacientes no están recibiendo inmunosupresores o inmunomoduladores orales. Sin embargo, los clínicos pueden optar por evaluar los riesgos y beneficios de la prueba del parche para cada paciente, dado el impacto de la dermatitis de contacto alérgica en la calidad de vida del paciente.

0