El estudio también asocia la interleucina (IL)-8 y la IL-18 a esta patología de moderada a grave

Los investigadores han identificado un biomarcador inmunológico en los recién nacidos que puede predecir la posterior aparición y gravedad del eccema atópico pediátrico, según ha demostrado un nuevo estudio presentado en el 31º Congreso de la Academia Europea de Dermatología y Venereología (EADV).

El estudio Barrier dysfunction in Atopic newBorns (BABY) analizó una cohorte de 450 bebés (300 recién nacidos a término y 150 prematuros) para examinar si los biomarcadores inmunológicos y de barrera cutánea podían predecir la aparición y la gravedad del eccema durante los dos primeros años de vida.

Se comprobó que tanto los bebés a término como los prematuros con niveles elevados de TARC (quimiocina regulada por el timo) a los 2 meses tenían más del doble de probabilidades de desarrollar eccema a los 2 años. Otros dos biomarcadores, la interleucina (IL)-8 y la IL-18, también se asociaron al eccema de moderado a grave en el estudio.

0