Las vacunas durante el embarazo pueden proteger a la madre de varias infecciones, bloqueando así la transmisión vertical. Además, mediante la transferencia pasiva de anticuerpos, se puede proteger al recién nacido frente a algunas infecciones en los primeros meses de vida hasta que se inicia su propio régimen de vacunación y se completa a la edad adecuada.

El embarazo puede considerarse una condición de alto riesgo que aumenta la vulnerabilidad a enfermedades infecciosas con evolución potencialmente desfavorable. Presentamos el conocimiento actual sobre la vacunación durante el embarazo en Europa como una fuente de información útil para los diferentes trabajadores de la salud involucrados en la atención prenatal. Muchos países europeos implementan políticas de vacunación diseñadas específicamente para mujeres embarazadas, pero existe una gran heterogeneidad entre los programas.

Las recomendaciones sobre la vacunación durante el embarazo deben basarse en datos científicos actuales de alta calidad. Las decisiones deben tomarse para cada caso individual, dependiendo de las condiciones asociadas o circunstancias especiales, con una evaluación concomitante de los beneficios y riesgos potenciales tanto para la paciente embarazada como para el feto.

Muchas vacunas son bien toleradas en mujeres embarazadas, sin reacciones clínicamente significativas en el lugar de la inyección, síntomas sistémicos o eventos adversos graves relacionados con la vacuna.

0