El uso de minoxidil oral a dosis bajas ha sido uno de los tratamientos revolucionarios en el campo de la tricología. La hipertricosis es el efecto secundario más frecuente. En este trabajo se describe la tasa de abandono del tratamiento en relación con los efectos secundarios del fármaco.

Antecedentes

La principal preocupación en relación con el uso de minoxidil oral en dosis bajas (LDOM) para el tratamiento de la pérdida de cabello es el riesgo potencial de efectos adversos sistémicos.

Objetivo

Describir la seguridad de LDOM para el tratamiento de la pérdida de cabello en una gran cohorte de pacientes.

Métodos

Estudio multicéntrico retrospectivo de pacientes tratados con LDOM durante al menos 3 meses por cualquier tipo de alopecia.

Resultados

Se incluyeron 1404 pacientes (943 mujeres [67,2%] y 461 hombres [32,8%]) con una edad media de 43 años (rango 8-86). Se tituló la dosis de LDOM en 1065 pacientes, lo que permitió analizar 2469 casos diferentes. El efecto adverso más frecuente fue la hipertricosis (15,1%), que llevó a la retirada del tratamiento en 14 pacientes (0,5%). Los efectos adversos sistémicos incluyeron mareos (1,7%), retención de líquidos (1,3%), taquicardia (0,9%), cefalea (0,4%), edema periorbital (0,3%) e insomnio (0,2%), lo que llevó a la interrupción del tratamiento en 29 pacientes (1,2%). No se observaron efectos adversos potencialmente mortales.

Limitaciones

Diseño retrospectivo y falta de un grupo control.

Conclusiones

El LDOM tiene un buen perfil de seguridad como tratamiento para la caída del cabello. Los efectos adversos sistémicos fueron infrecuentes y sólo el 1,7% de los pacientes interrumpieron el tratamiento debido a efectos adversos.

0