A la hora de perder peso, ¿qué dieta es mejor: la mediterránea, o la vegana? ¿Preparados para llevarse una sorpresa?

La evidencia sugiere que tanto la dieta mediterránea como la vegana mejoran el peso corporal y los factores de riesgo cardiometabólico, pero su eficacia relativa no se ha comparado en un ensayo aleatorio. En un ensayo aleatorio cruzado, 62 adultos con sobrepeso fueron asignados al azar a una dieta mediterránea o vegana durante un período de 16 semanas.

Se midieron el peso corporal, los lípidos plasmáticos, la presión arterial y la composición corporal (absorciometría dual de rayos X). Las medidas secundarias incluyeron la resistencia a la insulina (Homeostasis Model Assessment, HOMA-IR), la sensibilidad a la insulina por glucosa oral (OGIS) y los índices de sensibilidad a la insulina previstos (PREDIM).

A continuación, se pidió a los participantes que volvieran a sus dietas de referencia durante 4 semanas, tras lo cual comenzaron la dieta opuesta durante 16 semanas. Se midieron los mismos parámetros antes y después de este segundo período de 16 semanas.

Los cambios de peso netos globales fueron de 0,0 (mediterráneo) y -6,0 kg (vegano), (efecto del tratamiento -6,0 kg [IC del 95%: -7,5 a -4,5]; p < 0,001). El HOMA-IR disminuyó y el OGIS aumentó en la dieta vegana, sin cambios significativos en la dieta mediterránea (efecto del tratamiento -0,7 [IC 95%, -1,8 a +0,4]; p = 0,21; y +35,8 mL/min/m2 [IC 95%, +13,2 a +58,3]; p = 0,003, respectivamente). El PREDIM no cambió significativamente en ninguno de los dos grupos.

Entre los participantes sin cambios de medicación, el colesterol total y el colesterol LDL disminuyeron 18,7 mg/dL (0,5 mmol/L) y 15,3 mg/dL (0,4 mmol/L), respectivamente, con la dieta vegana, en comparación con ningún cambio significativo con la dieta mediterránea (efecto del tratamiento -15,6 [-24,6 a -6,6]; p = 0,001 y -14. 8 [-23,5 a -6,2]; p = 0,001, respectivamente); la presión arterial sistólica y diastólica disminuyó 9,3 y 7,3 mmHg con la dieta mediterránea, en comparación con 3,4 y 4,1 mmHg con la dieta vegana (efecto del tratamiento +5,9 [IC 95%: +1,0 a +10,9]; p = 0,02; y +1,8 [IC 95%: -4,6 a +8,1]; p = 0,58, respectivamente).

Una dieta vegana baja en grasas mejoró el peso corporal, las concentraciones de lípidos y la sensibilidad a la insulina, tanto desde el punto de partida como en comparación con una dieta mediterránea. La presión arterial disminuyó con ambas dietas, más con la dieta mediterránea.

0