Una nueva técnica que combina el uso de dos tecnologías de ultrasonido puede ofrecer una opción para mover los cálculos renales fuera del uréter con un dolor mínimo y sin anestesia, según un nuevo estudio de viabilidad publicado hoy en The Journal of Urology. En el procedimiento, el médico utiliza un transductor de mano colocado en la piel para dirigir las ondas de ultrasonido hacia la piedra. El ultrasonido se puede usar para mover y reposicionar las piedras para promover su paso, un proceso llamado propulsión por ultrasonido, o la ruptura de la piedra, una técnica llamada litotricia de onda de ráfaga (BWL).

0