Cáncer de próstata. Una revisión sistemática avala la utilización del clasificador genómico Decipher para ayudar a definir mejor el tratamiento para el cáncer de próstata.

Contexto
Los biomarcadores moleculares pretenden abordar las limitaciones establecidas de los factores clinicopatológicos para estratificar con precisión el riesgo de los pacientes con cáncer de próstata (CaP). Sigue habiendo dudas sobre si hay pruebas suficientes que apoyen la adopción de estos biomarcadores para su uso clínico.

Objetivo
Realizar una revisión sistemática de la evidencia disponible que apoye la utilidad clínica del clasificador genómico Decipher (GC).

Obtención de la evidencia
La revisión se llevó a cabo según las directrices de Preferred Reporting Items for Systematic Reviews and Meta-Analyses mediante la búsqueda en PubMed y en resúmenes de congresos desde enero de 2010 hasta junio de 2020. La evidencia se calificó entonces utilizando los criterios de Simon et al (Simon RM, Paik S, Hayes DF. Uso de especímenes archivados en la evaluación de biomarcadores pronósticos y predictivos. J Natl Cancer Inst 2009;101:1446-52) y los criterios de la American Urology Association (AUA).

Síntesis de la evidencia
En total, se incluyeron 42 estudios y 30 407 pacientes. Los datos de rendimiento del GC estaban disponibles para el CP localizado, posprostatectomía, resistente a la castración no metastásico y metastásico sensible a las hormonas como parte de estudios retrospectivos (n = 12 141), registros prospectivos (n = 17 053) y análisis de ensayos aleatorios prospectivos y post hoc (n = 1213). En 32 estudios (n = 12 600), el GC fue pronóstico independiente para todos los criterios de valoración del estudio (patología adversa, fracaso bioquímico, metástasis y supervivencia global y específica del cáncer) en el análisis multivariable y mejoró la discriminación respecto al tratamiento estándar en 24 estudios (n = 8543). El uso del GC cambió el tratamiento en la vigilancia activa (número necesario para probar [NNT] = 9) y en el ámbito de la posprostatectomía (NNT = 1,5-4) en cinco estudios (n = 4331). La fuerza de la evidencia fue de niveles 1 y 2 según los criterios de Simon para todos los estados de la enfermedad distintos del CaP de alto riesgo, y de grados A y B según los criterios de la AUA en función del estado de la enfermedad.

Conclusiones
En la actualidad existen datos consistentes de diversos niveles de evidencia que, vistos en conjunto, han demostrado la utilidad clínica del GC en el CaP. La utilidad del GC es más fuerte para el CaP de riesgo intermedio y para la toma de decisiones tras la prostatectomía.

0