La OMS recomienda esperar entre 2 y 3 meses después de recibir el tratamiento mientras que Sanidad aconseja 2 semanas

Estar embarazada en estos momentos significa no poder vacunarse del Covid-19. A pesar de ser consideradas grupo de riesgo, la falta de pruebas concluyentes en torno a los tratamientos, ha obligado a excluir, por el momento, a las pacientes gestantes de las campañas de vacunación masiva, salvo en situaciones de riesgo elevado o cuando se trata de personal sanitario. En estos casos, es la madre la que elige si recibir o no el tratamiento. ¿Y qué ocurre con aquellas que desean ser madres tras recibir el tratamiento? Aquí, la falta de un criterio común ha llevado a cada organismo a establecer sus propios tiempos de seguridad.

Mientras que la Organización Mundial de la Salud desaconseja iniciar un embarazo durante los 2 o 3 meses posteriores a la vacunación, el Ministerio de Sanidad recomienda esperar tan solo «2 semanas» después de recibir la segunda dosis. Se trata, aclara el ministerio, de una «medida de precaución», ya que las vacunas «actualmente disponibles no contienen virus vivos, por lo que es muy probable que no ocasionen problemas en el feto ni en la embarazada».

0