La AEP celebró el encuentro durante el 1 y 2 de abril en León

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que las epidemias anuales de gripe provocan alrededor de mil millones de infecciones, entre tres y cinco millones de casos de enfermedad grave y entre 300.000 y 500.000 muertes en todo el mundo. En este sentido, la Asociación Española de Pediatría (AEP) se pregunta lo siguiente: ¿A qué se debe este elevado impacto cuando la gripe es una infección para la cual contamos con vacuna? La realidad es que la eficacia de la vacuna de la gripe no es óptima por diferentes razones.

Los virus influenza, causantes de la gripe, están presentes en humanos y en centenares de especies animales y tienen una gran capacidad para mutar y generar cepas y variantes diferentes en poco tiempo. Las vacunas contra la gripe se formulan todos los años para que coincidan con las cepas circulantes del virus en ese momento. Cuando se producen desajustes entre la formulación vacunal y la cepa del virus circulante, la eficacia de la vacuna disminuye mucho.

0