Hemangiol

Hemangiol® 3,75 mg/ml solución oral 120 ml (PROPRANOLOL)
Indicación terapéutica

Hemangiol está indicado para el tratamiento del hemangioma infantil proliferativo que precisa tratamiento sistémico:

– Hemangioma potencialmente mortal o que pone en peligro la capacidad funcional.
– Hemangioma ulcerado con dolor y/o ausencia de respuesta a las medidas básicas de cuidado de heridas.
– Hemangioma con riesgo de cicatrices permanentes o desfiguración.

Se debe iniciar el tratamiento en lactantes de 5 semanas a 5 meses de edad.

Key messages
  • Una solución oral especificamente desarrollada para el uso pediátrico
  • Conforme a las regulaciones Europeas pediátricas
  • Propranolol base 3,75 mg/ml
  • Solución oral transparente, incolora ligeramente amarilla, con un olor afrutado
Posología
Administración

El tratamiento con HEMANGIOL debe ser iniciado por un médico experimentado en el diagnóstico, tratamiento y manejo clínico del hemangioma infantil, en un contexto clínico controlado en el que se disponga de medios adecuados para el manejo de las reacciones adversas, incluidas aquellas que precisen medidas urgentes.

La posología se expresa como propranolol base.

La dosis inicial recomendada es de 1 mg/kg/día, administrada en dos dosis separadas de 0,5 mg/kg. Se recomienda aumentar la dosis hasta la dosis terapéutica bajo supervisión médica como sigue: 1 mg/kg/día durante 1 semana, después 2 mg/kg/día durante 1 semana, y después 3 mg/kg/día como dosis de mantenimiento.

La dosis terapéutica es de 3 mg/kg/día, que se debe administrar en 2 dosis separadas de 1,5 mg/kg, una por la mañana y otra a última hora de la tarde, con un intervalo mínimo de 9 horas entre las dos dosis. HEMANGIOL se debe administrar durante la alimentación del niño o inmediatamente después de la misma para evitar el riesgo de hipoglucemia.

Si el niño no come lo suficiente, o si vomita, se recomienda omitir la dosis.

En caso de que el niño escupa una dosis o no tome todo el medicamento, no se debe dar otra dosis antes de la siguiente dosis programada.

Durante la fase inicial de ajuste de dosis, cada uno de los incrementos de dosis debe ser manejado y supervisado por un médico en las mismas condiciones que la administración de la dosis inicial. Después de la fase inicial de ajuste de dosis, el médico volverá a ajustar la dosis de acuerdo con los cambios en el peso del niño.

Se debe realizar el seguimiento clínico del niño, y el reajuste de dosis, al menos cada mes.

Si quieres saber más, consulta la Ficha Técnica